Lupita Venegas...Desde el corazón Licenciada Lupita: ¿Qué argumentos podemos presentar a todos aquellos que defienden la legalización del llamado matrimonio homosexual? No sabe usted la impotencia que sentí cuando me enteré de que se ha comenzado a aceptar por varios sectores de la Sociedad este tipo de uniones en nuestra tierra mexicana, la tierra de …

Lupita Venegas…Desde el corazón

Licenciada Lupita:

¿Qué argumentos podemos presentar a todos aquellos que defienden la legalización del llamado matrimonio homosexual? No sabe usted la impotencia que sentí cuando me enteré de que se ha comenzado a aceptar por varios sectores de la Sociedad este tipo de uniones en nuestra tierra mexicana, la tierra de María de Guadalupe. 

Yo me pregunto: ¿Se está imponiendo el Mal sobre el Bien? ¿Hay alguna salida para quienes defendemos el Matrimonio como institución sacramental indisoluble entre un hombre y una mujer?

Rogelio

Muy estimado en Cristo, Rogelio:

El mejor argumento es la vida coherente.

Las sociedades y los gobiernos no han defendido el Matrimonio al aceptar el divorcio y promover la mentalidad anticonceptiva.

Si aceptamos el divorcio, entonces decimos que el Matrimonio no es sagrado, no es un compromiso para siempre y que cuenta con la asistencia divina ante las dificultades. Si decimos sí a la mentalidad anticonceptiva, estamos avalando que el Matrimonio no tiene como fin la procreación

. Si el Matrimonio NO es sagrado y si NO es para abrirse a la vida, entonces los homosexuales pueden “casarse”.

La Verdad no es cuestión de la opinión de las mayorías. La Verdad está inscrita en el corazón del hombre y se ha explicitado con claridad en los Diez Mandamientos. Además, de manera inenarrable, el mismo Dios se hizo hombre para hablarnos y decir lo que nadie en este mundo: “YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA.”

Con cuánta sabiduría el Papa Paulo VI nos advirtió en su Carta Encíclica “Humanae Vitae” que surgirían cuatro problemas principales si no aceptábamos la Doctrina de la Iglesia sobre la regulación de la natalidad.

Con más de 40 años de anticipación, el Vicario de Cristo advirtió:

1.- El uso generalizado de la anticoncepción llevará a la infidelidad conyugal y a la degradación general de la moralidad.

2.- El hombre perderá el respeto a la mujer sin preocuparse de su equilibrio físico y psicológico, hasta considerarla como simple instrumento de goce egoísta y no como compañera respetada y amada.

3.-  La anticoncepción será un arma peligrosa en manos de autoridades públicas despreocupadas de las exigencias morales (control demográfico, aborto, esterilización).

4.- Se llevará a los seres humanos a creer que tienen un “señorío” ilimitado sobre su cuerpo, transformando a la persona humana en objeto de experimentación, de uso y de placer.

Punto por punto, estas palabras proféticas han venido cumpliéndose y estamos hoy pagando ya el precio: somos una Sociedad decadente.

Existe un Documento, editado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, que nos hace profundizar en el tema que pones en la mesa. Te invito a estudiarlo; se llama: “Consideraciones acerca del reconocimiento de las uniones entre personas homosexuales”. 

En él se presenta la siguiente conclusión:

 “La Iglesia enseña que el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales. El bien común exige que las leyes reconozcan, favorezcan y protejan la unión matrimonial como base de la familia, célula primaria de la Sociedad. 

Reconocer legalmente las uniones homosexuales o equipararlas al matrimonio, significaría no solamente aprobar un comportamiento desviado y convertirlo en un modelo para la Sociedad actual, sino también ofuscar valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la Humanidad. 

La Iglesia no puede dejar de defender tales valores, para el bien de los hombres y de toda la Sociedad”.

 Participa en las medidas políticas que se destinen a impedir que dichas uniones sean legales en nuestro país. Prepárate y habla de esto con quienes puedas influir y, lo más importante:

Vive tu amor ejemplarmente. Ama a tu esposa con fidelidad y exclusividad, haz que los jóvenes les observen como modelo de relación y que aspiren a ese nivel de amor, renunciando al engaño del placer como fin último.

Sign up for free class

It’s easy and free!
Ce Chavez

Ce Chavez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *