Lupita Venegas Desde el corazón Querida Lupita: ¿Qué hacer? Mi hija de 16 años se fue de mi casa. Ella decía que su papá no la entendía y que siempre le negaba los permisos para salir, lo cual la molestaba mucho.  Yo no trataba el tema para no hacer más grande el problema. Pero hoy …

Debemos mejorar la comunicación con nuestros hijos

Lupita Venegas

Desde el corazón

Querida Lupita:

¿Qué hacer? Mi hija de 16 años se fue de mi casa. Ella decía que su papá no la entendía y que siempre le negaba los permisos para salir, lo cual la molestaba mucho. 

Yo no trataba el tema para no hacer más grande el problema. Pero hoy me siento sola, triste, destrozada. Nunca me dijo ella que no estaba contenta en casa.

Cómo quisiera poder hablarle y decirle que la quiero mucho y cuánto la extraño; que quisiera ver la mejor manera de que ella estuviera a gusto a mi lado; que la necesito y me hace mucha falta.

María Eugenia

 Maru:

Cuando un hijo se va, hay dolor en el alma. Lo hay cuando se va con todos los honores al altar para consagrarse o para casarse, y lo hay, multiplicado, cuando se ha ido en medio de tormentas hacia un destino incierto.

Pero un hijo adolescente nunca se marcha de casa porque todo va bien. Lo impulsa el deseo de salir de un lugar en el que se asfixia porque no se siente querido, comprendido.

 Noto en tu carta dos condiciones que pudieron llevar a tu hija a este sentimiento. Primero, la actitud exigente del papá. Recuerda que la falta de normas desorienta, pero el exceso de normas desalienta.

En segundo lugar, está el manejo de tu comunicación con ella. No te percataste de su desesperación a tiempo; evadiste el tema cuando debías haber profundizado en él.

Siempre es más fácil educar cuando conocemos a nuestros hijos. Saber qué hacen, qué piensan y qué sienten, es fundamental para los padres. Pero a veces cerramos ese proceso de conocernos, por nuestras actitudes equivocadas.

Pilar Güembé y Carlos Goñi, filósofos y educadores contemporáneos radicados en Navarra, España, comparten con nosotros seis errores comunes en la comunicación, y seis requisitos deseables para mejorarla.

¿Qué hacemos mal?

  • Miedo al enfrentamiento. El no aprovechar los momentos difíciles para dialogar.
  • Hablar cuando estamos alterados. Es mejor esperar, que dejarnos llevar del coraje, los nervios o la sorpresa.
  • No respetar la intimidad de nuestros hijos. Es necesario estar pendientes de ellos, pero sin sobreprotegerlos.
  • Decir siempre lo mismo. Los padres debemos ampliar la gama de temas a conversar. No sólo hablarles de lo que deben corregir.
  • Sermonear. Nuestros hijos cierran sus oídos automáticamente cuando “no soltamos el micrófono”.
  • No escuchar. Hemos de evitar interrumpir y juzgar, antes de que nuestro hijo termine de hablar.

Requisitos para mejorar la comunicación:

  • Buscar el momento adecuado. No el momento para mí, sino para ellos. Hay muchas cosas urgentes y pocas importantes. Un hijo siempre será más importante que tus “pendientes”. Hay que dejar todo a un lado cuando él quiera hablar.
  • Serenidad. Escúchalos sin hacer escándalos, caras y gestos. Procura ponerte en su lugar, entenderlos.
  • Aceptar sus formas. Un adolescente puede perder los estribos; un padre, en cambio, debe procurar mantenerse ecuánime. Corregir, pero sin gritos.
  • Dar razones de peso. Hay que hablarles de su misión en la vida, del deseo de Dios de que crezcan como seres humanos integrales.
  • Motivarlos. Sé positivo al hablar, reconociendo lo que se ha hecho bien y luego pidiéndoles el cambio que se está solicitando. Decirles que pueden mejorar y que cuenten con nuestra ayuda.
  • Establecer pactos. Cuando se está dispuesto a ceder en algo, pedirles que cedan en otra cosa que sea importante como parte de su formación. Habrá un compromiso entre los dos, y el compromiso siempre une.

En este caso, encomienda tu hija a María Santísima, y cuando llame, dile cuánto la amas y el deseo que tienes de empezar otra vez, para ser mejor madre. Aunque ella dijera: “quiero cambiar de padres”, tú responde con amor infinito: “nosotros, jamás querríamos cambiar de hija”.

Lupita Venegas/Psicóloga

valora_ac@hotmail.com

Sign up for free class

It’s easy and free!
Ce Chavez

Ce Chavez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *