SI COMETISTE UNA INFIDELIDAD, ARREPIÉNTETE Y CREE EN EL EVANGELIO