NO DEBEMOS TEMER A LA BONDAD, A LA TERNURA